August 02, 2006

Riverside sigue pasos de Hazleton

Por GERALDINE ROSADO Redacción AL DIA

Con un voto de 5-0 el Concejo de Riverside, NJ aprobó unánimamente una ley anti inmigrante.

El pequeño pueblo ubicado en el condado de Burlington es el segundo en aceptar una legislación que prohíbe que se le de viviendas o empleos a inmigrantes indocumentados.

El Concejo de Hazleton, Pensilvania fue el primero en tomar esta medida para según ellos solucionar los problemas de seguridad.

El miércoles residentes a favor y en contra de la ordenanza se dieron cita en la escuela superior Riverside, donde tuvieron que mudar la reunión por la cantidad de personas que asistieron para dar su opinión.

A pesar de escuchar los testimonios de varios habitantes y líderes, el Concejo aprobó la ley sin dar comentarios. Quienes la violen recibirán multas de hasta $1.000 y otras penalidades. Esta también aplicará a dueños de negocios quienes podrían perder las licencias de sus negocios locales si contratan a estas personas.

Se estima que hay ente 1,500 a 3,500 inmigrantes indocumentados en el pueblo, mayormente de Brasil, dijo el alcalde Charles Milton Jr. Por 25 años el Censos registraba la población a 8.000 sin contar los inmigrantes.

“Queremos asegurar seguridad publica y mejor calidad de vida para nuestros residentes,” agregó el alcalde explicando la decisión del Concejo.

Residentes a favor de la ley se quejan que los indocumentados han sobrepoblado sus escuelas, viviendas y ya no hay estacionamiento. Además que estas personas están agotando los servicios públicos, finanzas y seguridad publica de su pueblo.

“Debemos sentirnos avergonzados y preocupados que se haya pasado esta legislación anti inmigrante en Riverside,” dijo el Reverendo Miguel Rivera de la Coalición Nacional de Líderes Cristianos Latinos (CONLAMIC, por sus siglas en inglés), quién afirma que los inmigrantes no son el problema.

“Lo que experimentamos en esta audiencia fue un retrazo de 60 años”, agregó comparando esto con lo que tuvieron que enfrentar los esclavos afro americanos años atrás.

CONLAMIC está tomando sus propias medidas para parar esta ordenanza, aseguró. Hasta ahora han escrito cartas a la fiscal general de Nueva Jersey, Zulima Farber y el gobernador Jon Corzine pidiendo su intervención. Pero dijo que si estos líderes no responden ellos presentaran su caso ante la corte.

“La única manera que se puede implementar una legislación semejante es a través de un perfil racial, y esto es una violación a nuestro derecho civil,” manifestó.

“Esto no sólo afecta a Riverside sino a todo el Estado de Nueva Jersey ya que las penalidades serán extendidas a personas que hagan negocios con este pueblo,” señaló. “Hay que parar esto para evitar que otras ciudades traten de implementarlo.”

Ángela González, directora de Servicios Latinos en el Condado de Burlington también expresó su frustración con la decisión del Concejo. “Es anticonstitucional y esta creando una atmósfera de racismo,” expresó González.“Esto afecta a muchas familias que llevan más de 10 años en Riverside esperando una reforma inmigratoria.”

Esta organización también se ha unido a CONLAMIC para detener la implementación de dicha ordenanza.

Links to this post:

Create a Link

<< Home